Cómo jugar al dominó

El juego consta de 28 fichas. La cara de cada una de ellas está dividida en dos partes, que llevan grabados de uno a seis puntos, o bien ninguno, todo en diversas combinaciones. Al comenzar el juego, se colocan todas las fichas boca abajo en el centro de la mesa. Cada jugador tomará una. El que saque la ficha mayor comenzará la partida. Se devuelven las fichas al centro de la mesa y se mezclan. Cada jugador escoge cinco fichas (siete si se juega de a dos). Quien abre la partida coloca la ficha boca arriba. Luego, le toca el turno al jugador de su izquierda, quien colocara una ficha que deberá concordar con cualquiera de las combinaciones de puntos de la ficha ya jugada. Luego le toca el turno al siguiente jugador. Las fichas pueden añadirse al comienzo o al final de la fichas ya colocadas sobre la mesa. Si alguno de los jugadores  no tuviera ninguna ficha para jugar, entonces deberá robar una del montón. Gana el jugador que pueda jugar todas sus fichas. Cuando ninguno pueda seguir colocando fichas el juegos esta bloqueado, ganará entonces, el participante que, al sumarse los valores de cada una de las fichas que queden, tenga la puntuación más baja.  

[Atrás]